28 de octubre de 2011

LA ONU RETOMARÁ PROBLEMA PALESTINO ISRAELÍ

Miguel Leal Cruz. Periodista*

Ed. Periodismo Histórico


La prensa mundial en sus portadas recoge estos días las advertencias de Israel al Consejo de Seguridad de la ONU, y a la Unión Europea (UE) sí el alto Organismo abre debate para cualquier posibilidad de creación del estado palestino, y que recurrirá cualquier medida unilateral que le afecte o que modifique el status actual. Lamentable, porque, además, se pretende crear de nuevo otro símil de victoria al modo David-Goliat bíblico. Y nunca mejor dicho, puesto que será el pequeño, pero poderoso estado israelí quien enfrente a numerosos estados en la Asamblea General prevista a celebrar en estos días. Este domingo, 18, es y será clave, en principio con la reunión de altas Instituciones al margen de la Asamblea, en la que EU y USA se oponen, a priori. Mas, esta vez más que nunca serán mayoría los miembros que reconocerán la existencia de Palestina como Estado, y será mayoritaria la votación en el alto Organismo de los que se opondrán a las apetencias del estado de Israel, no precisamente salomónico aunque sí lo fuera en momentos gloriosos en su origen. Pero claro, existe el inexorable veto… Por tanto, los pueblos que se consideren con derecho a la independencia o autodeterminación, han de “tomar recortes…”

Desde los últimos y graves enfrentamientos y hasta hoy son cada vez más los países que reconocen al estado palestino, y que previsiblemente apoyarán en la Asamblea de dicho Organismo su reconocimiento definitivo. Casi todos los estados de Sur América, siguiendo a Venezuela, en que se incluirá Paraguay y Perú. Noruega acepta como tal embajada la legación palestina en Oslo. Y Suráfrica ha dado un giro copernicano, desde el fin del “apartheid”, hasta el punto que la Universidad de Johannesburgo, en estos momentos, pretende el cese de toda colaboración con universidades israelíes, al menos con la Ben Gurión, según medios de prensa.

España, connotada históricamente con ambos pueblos (musulmán- israelí) ahora enfrentados más que nunca, siempre ha pretendido un acercamiento político con reconocimiento del estado palestino y delimitación de fronteras seguras. A este respecto, recordamos, en otro artículo publicado con ocasión de otro grave desencuentro en Gaza (territorio palestino fraccionado) con ayuda de terceros países (Turquía, entre ellos), la preocupación de la Diplomacia española a todos los niveles.

Recuérdese la negativa del Gobierno israelí, en aquel enfrentamiento, a que cuatro diputados socialistas españoles visiten la franja de Gaza, en lo que fue otro obstáculo político irresponsable en aquel momento; impide el necesario sosiego entre los cada vez más países democráticos que abogan por la paz palestino-israelí en este otro punto caliente a que conduce la nefasta política internacional, ahora más enfrentada que nunca por dos bloques ideológico-económicos, claramente identificados.

No olvidar, desde perspectiva histórica, que estos polémicos territorios sitos al este del Mediterráneo, de variopinta historia pasada o reciente (sin ser excesivamente estratégicos a cualquier efecto) en su enfrentamiento secular sí conforma un peligroso foco de discordia, a decir de cualquier analista internacional que se precie. En aquel momento la solicitud oficial partió del Parlamento español, por escrito, y fue denegada por escrito igualmente, según señalaba EUROPA PRESS. El Sr. Moratinos, ya ex Ministro de Exteriores español, se personó inmediatamente en tierra santa (y no santa) con uso de la misma metodología que en el caso de Cuba (otro problema gordo), donde pregona por igual fórmula de entendimiento. Es obvio desear y esperar similar relativo éxito, puesto que al fin y al cabo Israel y España se “conocían de viejo” (al igual que la tropical isla caribeña) por convivencia común por muchos siglos, como se sabe.

Los pobladores originarios en este conflictivo y bélico teatro permanente, conocido históricamente como “Corredor de Palestina”, son el producto de variadas étnicas. Más de mil años antes de Cristo, los filisteos ocupantes del territorio costero y orillas del, entonces, caudaloso Jordán eran arios, que ¡vaya contradicción a la vista de las reiteradas persecuciones a que fueron objeto, sobre todo por los nazis!; toda vez que procedían del centro de Europa, emigrados al Mediterráneo (Pueblos del Mar) y desde Creta colonizaron estos espacios geográficos, que más tarde fue imperio de Israel. Los semitas (considerados hebreos a partir del siglo XVIII, y citados en la Biblia como los descendientes de Sem) fueron otra de las étnicas autóctonas, pero quedan asimilados a aquellos. Sin embargo, los romanos tras la destrucción de Jerusalén, por Tito el año 70 DC, en sus anales se referían siempre al pueblo filisteo. Otro contrasentido a citar: puesto que semánticamente es de donde procede Palestina (filisteos).

Este pueblo (pueblos) a raíz de la “crucifixión de Cristo” por los romanos pero a instigación de aquellos, fueron expatriados bajo mando de Herodes y diseminados por “todo el mundo conocido” en lo que fue llamada “diáspora judía”. Por todas las culturas sociales, antiguas, medievales o modernas…, fueron objeto de cruel discriminación, y de toda clase de desmanes, e incluso matanzas de exterminio sistematizadas desde la misma Edad Media (los Pogrons)… No obstante, por su actividad comercial y bancaria tuvieron gran protagonismo económico, incluso con alcance institucional en los estados donde se asentaban. Este incansable y perseguido, pero voluntarioso pueblo, retorna a sus territorios de procedencia tras finalizar la última Guerra Mundial, Éxodo, y con ayuda interesada de los ingleses logran asentarse en algunas franjas del mismo, en permanente enfrentamiento con palestinos, ocupantes tradicionales; desde cruentas guerras que perduran hasta hoy…

Y, he aquí el problema: la difícil convivencia de dos “creencias” enfrentadas en sus territorios de origen, pero que, desgraciadamente, afectan a la paz mundial en estos momentos; y más que nunca por conexión con otros conflictos, como es conocido. En círculos académicos se dilucida que: ¿cómo es posible que no se logre un reparto territorial justo con arreglo a derecho (e historia) desde posición política, bien intencionada, entre ambos contendientes? Se entiende bajo auspicios de la ONU, entre otros Organismos oficiales.

La delimitación territorial entre estados (o naciones) ha sido práctica común en cualquier tiempo y lugar. España-Francia, EE.UU-Canadá (trazado cartográfico, al igual que muchas otras naciones africanas). Cuando se trata de posesiones fragmentadas (cuál es el caso) los acuerdos son igualmente viables… Nunca incurrir en la permanente violencia interna, que ahora parece alcanza parámetros más generalizados, y que, al incidir en dos culturas y creencias distintas, pueden abocar al mundo a una catástrofe, según se vislumbra…, por la conducta política de “nuevos Herodes”, al parecer…

Si bien la UNESCO ha logrado unificar criterios dispares respecto al status de la ciudad histórica de Jerusalén. Algo es algo… No obstante, la política israelí se muestra amenazante con utilizar medidas unilaterales ¡…! si la Asamblea abre el camino para el reconocimiento de Palestina como Estado (queda claro que salta un nuevo David con la piedra para abatir a Goliat). Porque ¿qué medidas puede tomar un pequeño estado, fuerte e incluso rico y con posesión de armamento atómico, si una mayoría de naciones del Mundo pregonan por el reconocimiento…, la estabilidad y la paz en este otro foco de peligrosa tensión para la zona? Y para el Mundo según pregona (pregonaba) el líder cubano Fidel Castro en sus “reflexiones”.

*Estudio-investigación de Periodismo Histórico, y publicado en Cuba Nuestra Digital 2011/09/15

1 comentario:

  1. Comoquiera que Israel, en noticias de agencia recientes para todo El Mundo, insiste en obstaculizar previsible creación definitiva de un estado palestino (tras voto en Naciones Unidas, hace poco) con la aprobación parlamentaria de construcción de viviendas en Cisjordania, desautorizada por países amigos de Israel (que hasta la Sra. Merkel desaprueba), invitamos a interesados en esta polémica cuestión más que histórica que visionen este artículo que ahora titularíamos "Israel VS. Palestina y las buenas intenciones de cualquier observador que se precie".
    Fronteras seguras parecen inviables por ahora y cada vez menos viables en el medio plazo, parece. Salvo que el previsible estado palestino quede reducido a la Franja de Gaza y poco más...
    Es mera opinión histórico-periodística de Miguel Leal Cruz, autor de "Revolución Cubana y Prensa. Tres años decisivos".

    ResponderEliminar